domingo, 18 de enero de 2009

El jugar, el juego constituye...

El jugar, el juego, constituye el más alto grado del desenvolvimiento del niño durante cada época; porque el juego es manifestación espontánea de lo interno, inmediatamente provocado por una necesidad del interior mismo. EL juego es el más puro y espiritual producto de esta fase del crecimiento humano (...). Los juegos infantiles son los gérmenes de toda la vida futura, porque allí el niño se muestra y desarrolla por entero con sus más varios y delicados aspectos, en sus más íntimas cualidades.



Guillermo Frederico Froëbel

1 comentario:

  1. paraayudaratomas.blogspot.com22 de enero de 2009, 11:34

    Hola Pablo! Soy Laura, la mamà de un niño de casi siete años con TGD. Te felicito por el blog y gracias por pasar por paraayudaralquelonecesita.
    Saludos

    ResponderEliminar